panegírico argentino

O escritor argentino Ernesto Sábato morreu neste sábado aos 99 anos em sua casa, nos arredores de Buenos Aires, disseram pessoas próximas ao autor.
Sábato, um dos maiores nomes da literatura argentina, estava há vários anos praticamente cego e se mantinha recluso em sua residência na cidade de Santos Lugares. 


Sábato ha muerto sábado ha muerto
Concluyeron, después que te levantaste
y te fuiste caminando del ataúd
Sin exclamaciones
Ni policía ni formol, un corte
habría sido redundante
en tu piel rotunda
Años ciegos, decían, cuando ya te habían muerto tantas palabras
habitabas todavía como moho imperceptible estas páginas en que baila
la muerte aterciopelada
entre caballos, besos tardíos, cabezas
encajonadas, al otro lado del espejo
centenario
te fuiste, dijeron los tuyos
por la calle oscuro
del barrio

Tus años en silencio
son la pulpa de tus héroes, madura

Perla de carne de santos lugares!
Buenos aires te alucina, a tu genealogía muda

Otoño


La ciudad se está llenando, dijo,
de un cierto olor, dijo, no lo sientes?
No te parece, por dios, no te parece,
el mismo, exactamente el mismo,
el olor de hace un año, el olor del
diecisiete, sudaba, este viento se está
llevando todo, no lo sientes? dejando
una vez más este punto sin historia,
lentamente, dijo, es como si ahogáramos
en la pintura, tinta sobre tinta, todo
mojado de todo:
el olor a pino que sale de los huecos del subterráneo
rasgos de aquel lejano hotel
el olor de las espaldas
de las manos
de la menstruación tardía
en el mismo día
de verdad no estamos?
No sé, no sé, pero rasca! Urge! Que dios es este
que de nuevo sopla el piso
para dentro de las entrañas? El segundo
rayo es de verdad el primero, dijo, si no
vuelve nunca sabremos que
estuvo, sudaba, bien ahí,
Pero que va a quedar?!
Un momento

Nada
le dije
Escuchalo pasar